EL VALOR DEL AMOR

EL AMOR NO SE PAGA

No nos vale la excusa fácil: “es que yo no soy detallista”, “el hacerlo bien es su deber” … Son expresiones que demuestran ausencia de sensibilidad. Las personas, en la familia, en la escuela, en las relaciones profesionales, no aspiramos a grandes manifestaciones de agradecimiento. Singularmente porque el amor es impagable. ¿Cómo pagar toda la vida recibida de Dios? ¿Cómo pagar toda la vida recibida de nuestros padres?.

Pero es la palabra oportuna, el detalle inteligente, lo que esponja el corazón y confirma que somos importantes en la vida de los otros. Son detalles. Detalles materiales o humanos, en la relación. Pequeños, insignificantes, inesperados, naturales.

Sorprender y agradecer el amor y el trabajo son dos pequeñas-grandes cosas que nos hacen promover y respirar mejor el clima de amor de nuestro hogar y la relación interpersonal. Las personas, en la necesidad de ser amados, necesitamos comprobarlo en nuestra vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en PARA REFLEXIONAR. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s